Ganándome el cielo de los perros.

Uno puede estar ocupado. Puede no tener tiempo de fregar los platos, o colgar ese maldito adorno que lleva meses esperando en el cajón. No tener tiempo para jugar unas partidas al ordenador. Puede que siempre deje para luego ir a la peluquería, o a comprar ropa. Puede que nunca sea el momento de pintar el cuarto...
Pero hoy he sacado tiempo para hacer algo importante, un dibujillo que le debía a una persona especial.
Una de esas personas que hacen que el Mundo sea un poco mejor. De esas personas, maravillosas por escasas, que pueden hacer que te replantees cosas que creías inamovibles. Una defensora de los animales que empequeñece a Artemisa, para la que el sufrimiento de un animal de cualquier especie, es como el suyo propio.

Para ti. Y porque sé que así, si no hay sitio para mí en el cielo, me haréis hueco en el de los perros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario